Los abuelos nunca mueren: se vuelven invisibles

Los abuelos nunca mueren: se vuelven invisibles

Los abuelos nunca mueren: se vuelven invisibles y duermen para siempre en lo más profundo de nuestro corazón . Todavía los extrañamos hoy y daríamos cualquier cosa por volver a escuchar sus historias, por recibir sus caricias, por ver esas mira lleno de infinita ternura.



razones por las que te amo

Sabemos que la vida funciona así: mientras los abuelos tienen el privilegio de vernos nacer y crecer, debemos presenciar su envejecimiento y su despedida del mundo . Su pérdida es casi siempre el primer adiós que tuvimos que afrontar en la infancia.





Los abuelos que participan en la educación de sus nietos dejan huella en su alma, un legado que los acompañará por el resto de sus vidas, como las semillas de un amor imperecedero que se notará aún más cuando sean invisibles.

Hoy en día es muy común ver abuelos comprometidos con la crianza de sus nietos. Son un punto de apoyo invaluable para las familias de hoy. Sin embargo, su papel no es como el de un padre o una madre, que los niños comprenden de inmediato.



El vínculo entre abuelos y nietos se crea a través de una complicidad mucho más que íntimo y profundo; por esta razón, su pérdida puede significar un evento muy sensible en la mente de un niño o adolescente. Te invitamos a reflexionar sobre este tema con nosotros.

abuelo, nieto y perro

Decir adiós a los abuelos: la primera pérdida

Muchas personas tienen el privilegio de estar con uno o más abuelos incluso durante la edad adulta. Otros, en cambio, tuvieron que afrontar su muerte a una edad temprana, una edad en la que aún no se comprende la pérdida en todo su realismo, sobre todo porque los adultos la explican mal. Intentan endulzar la muerte o hacerla indolora.

La mayoría de los psicólogos educativos dejan en claro que a un niño siempre se le debe decir la verdad. Evidentemente es necesario adaptar el mensaje a su edad, pero un error que a menudo cometen las madres y los padres es evitar a sus hijos el último adiós a su abuelo en el hospital o utilizar metáforas como 'el abuelo voló hacia una estrella' o 'la abuela ahora duerme en cielo'.

la teoría del todo pelicula completa en italiano

  • A los niños allí muerte hay que explicarlo con claridad y sin metáforas, para que no se hagan una idea equivocada. Si les decimos que su abuelo se ha ido, es muy probable que quieran saber cuándo regresará.
  • Si explicamos la muerte a los pequeños a través de una mirada religiosa, es necesario insistir en que esa persona no volverá. Un niño es capaz de absorber una cantidad limitada de información, por lo que la explicación que le daremos debe ser lo más breve y sencilla posible.
árbol con hombre y cara de hada

También es importante recordar que la muerte no es un tabú y no es necesario esconderlo de los ojos de los niños lágrimas de adultos. Todos sufrimos la pérdida de un ser querido y es necesario hablar de ello y desahogarse. Incluso los niños lo harán cuando llegue el momento, por lo que debemos ser sabios y facilitarles este proceso.

Los niños nos harán muchas preguntas y necesitarán las mejores y más pacientes respuestas. La pérdida de abuelos durante la infancia o la adolescencia siempre es difícil, por lo que es necesario vivir este duelo en la familia, prestando mucha atención a las necesidades de nuestros hijos.

Incluso si se han ido, están ahí

Aunque ya no están, los abuelos están presentes en nuestras vidas, en los escenarios cotidianos que compartimos con nuestra familia y también en la herencia oral que ofrecemos a las nuevas generaciones, a los nuevos nietos y bisnietos que no han podido conocerlos.

Los abuelos nos tomaron de la mano un rato, mientras nos enseñaban a caminar, pero nunca han dejado de apoyar nuestro corazón, el lugar donde dormirán para siempre, ofreciéndonos su luz y su recuerdo.

Su presencia sigue viva en esas fotos en blanco y negro, ordenadas en álbumes familiares, ciertamente no en la memoria de un teléfono móvil. El abuelo está cerca del árbol que plantó con las manos, la abuela lleva ese vestido cosido a mano que todavía tenemos ...

cómo tener confianza

La presencia de los abuelos radica en el olor a pasteles que se encuentra en nuestra memoria emocional; está en cada consejo que nos han dado, en cada historia que nos han contado; radica en la forma en que atamos el Zapatos; tiene la forma del mentón que heredamos de ellos.

abuelo con nieto caminando

Los abuelos no mueren, porque se transcriben en nuestras emociones de una forma más delicada y profunda que la genética banal. Nos enseñaron a ir despacio, a su propio ritmo, a saborear las tardes en el campo, a descubrir que Buenos libros tienen un olor especial, porque hay un lenguaje que va más allá de las palabras.

Es el lenguaje de un abrazo, una caricia, una sonrisa cómplice y un paseo al final de la tarde mientras, en silencio, contemplamos juntos el atardecer. Estas cosas durarán para siempre y esta es la verdadera eternidad de las personas: el legado amoroso de quienes realmente nos aman y de quienes nos honran recordándonos todos los días.