Encuentra el coraje para decir adiós para crecer

Encuentra el coraje para decir adiós para crecer

¿Cuántas veces te ha obligado la vida a despedirte de alguien? En realidad, las veces que lo has hecho no cuentan, pero es fundamental entender que en el transcurso de nuestra vida es necesario romper más de un vínculo, aunque nos pueda hacer sufrir.



Decir adiós es crecer, nos permite redescubrirnos cuando, por una razón u otra, alguien o algo nos alejaba de los valores fundamentales de la felicidad y equilibrio con nosotros mismos .

Me despido porque sé que ya no me necesitas, porque no soy tu prioridad, porque tus vacíos me llenan de deficiencias y porque, aunque nunca lo hayamos dicho en voz alta, sabemos bien que ya nos hemos despedido. hace tiempo.





Nunca te permitas ser débil y correr tras alguien que no te necesita o que ya sabe dónde encontrarte. Si lo hace, solo se está lastimando a sí mismo; estas dañando el tuyo autoestima y, al mismo tiempo, le está dando un gran poder a alguien que tiene en sus manos la llave de su infelicidad.

el éxito da felicidad texto argumentativo



Solo tú puedes tener esa llave en tu mano, junto con las riendas de tu vida, y debes estar siempre consciente de en qué vale la pena invertir tiempo, sueños y esperanzas. Decir adiós es un acto de valentía y la mayor manifestación de amor propio.

cine libre en mente libre

addio2

Romper el vínculo con quienes no nos quieren requiere coraje

Quizás las cosas fueran más fáciles. Tal vez hubiera una poción mágica para el decepciones de amor , cerrar las puertas del corazón a quienes ya no nos aman y poner en práctica el arte del olvido, como quien arroja una piedra a un río y la ve desaparecer en el fondo.

Decir adiós requiere valentía, es un acto de voluntad personal para satisfacer una necesidad vital. Significa cerrar un círculo en el que nos decimos que ya no nos dejaremos sufrir, porque los que nos dan solo ausencia no merecen nuestra presencia.

Pero no hay una despedida inmaculada, que no deja huellas ni cicatrices. Decir adiós a menudo implica tener que restaurar muchos espacios, curar heridas y dolores de nuestra alma que el tiempo no siempre puede curar. Incluso si día tras día pasamos las páginas del calendario, el tiempo no puede curar nada si no ponemos el nuestro. Para ello vale la pena considerar los siguientes aspectos.

A veces no es el amor el que acaba, sino la paciencia

A veces no es el amor el que acaba, sino la paciencia

A veces no es el amor lo que acaba, sino la paciencia, que dicen que es santa, porque resiste los vientos y las mareas y acaba dando lo que debe.

Decir adiós significa pasar por el dolor

Debemos entender que el acto de decir adiós, de dejar ir, significa tener que pasar por el proceso de duelo . Hay muchas personas que no son conscientes de ello y se aferran a la vida cotidiana sin antes haber saldado las cuentas con sus emociones y sus pensamientos.

capacidad para relacionarse con los demás

  • Decir adiós a una persona que ha sido importante para nosotros requiere ante todo entender qué pasó, qué provocó esa separación.
  • Hay que aceptar que, para bien o para mal, ya no nos quieren o que es necesario terminar una relación que ahora nos causa más sufrimiento que felicidad.
  • Romper un vínculo siempre requiere liberación emocional de cualquier tipo, ya sea a través de lágrimas o palabras.
  • La aceptación llegará poco a poco, poco a poco, pero solo cuando nos sintamos bien con nosotros mismos y seguros de haber tomado la decisión correcta.
addio3

Di adiós sin odio

Decir adiós sin resentimiento, odio o desprecio no siempre es fácil. En el momento en que nos damos cuenta de que alguien ya no nos necesita, que ya no nos ama o que nos está ofreciendo un amor envenenado o doloroso, lo que sentimos es un sentimiento de ira y debilidad.

quetiapina 25 mg para dormir

  • Toma eso en consideración todas estas emociones negativas te harán más difícil cerrar ese vínculo . Es una carga emocional que, de alguna manera, sigue manteniéndote encadenado a esa persona.
  • La ira, el odio y el resentimiento dejan huellas en nuestro carácter y emociones. Nos hacen sospechar y que la ira genera aún más negatividad contra nosotros mismos.

Libérate de todo, aléjate de quienes no te necesitan y de cualquier emoción negativa que te mantenga anclado a quienes te han lastimado. Esto le permitirá avanzar con más ligereza. Si sigues recolectando piedras en el camino, al final ni siquiera podrás caminar por el camino de la vida. Estarás atrapado. ¡Libérate!

addio4

Di adiós para volver a ser quien eras y crecer

Cuando llevamos una relación disfuncional, que nos hace sufrir, no nos hace ver la verdad y que, en lugar de hacernos crecer, socava nuestro equilibrio personal, lo que realmente estamos haciendo es alejarnos de nosotros mismos.

Despedirse implica embarcarse en un delicado viaje de regreso. Debes curar tus heridas, cuidarte y tirar del hilo dorado de tu esencia, no solo para recuperar a la persona que eras antes, sino también para crear quien quieres ser a partir de hoy.

Deseo ser uno persona capaz de decir adios y dejar ir, dejar espacio para cosas nuevas. Mejores cosas. Quiero ser quien era, y aunque soy consciente de que ahora he perdido parte de mi inocencia, esa parte de mí ligada a los que dejé atrás, sé que soy el artífice de mi futuro. Sé que volveré a caminar lleno de nuevas esperanzas, que ya no seré una víctima, sino una persona capaz de aprender de lo vivido para transformarse en lo que quiere ser.

Una puerta entreabierta es igual a la mitad de la felicidad

Una puerta entreabierta es igual a la mitad de la felicidad

Debemos ser fuertes y abrir esa puerta que nos pueda llevar a la felicidad

Imágenes cortesía de Pascal Campion y Amanda Cass